11 jun. 2012

Que fluya el dolor,que fluya el amor...




Brindo por esos momentos en los que estallamos, brindo por esos momentos en los que dejamos de intentar hacer sonreír a los demás y hacemos lo que de verdad nos apetece, llorar, brindo por esos momentos en los que nos quitamos la máscara y dejamos que fluya el sentimiento que habita tras ella, que fluya el dolor, que castiga a un alma cansada, que fluya el amor, sincero y puro, amor prohibido, amor vivo y a la vez muerto.
No es fácil hablar de sentimientos, no es fácil confesarlos, pero ahí están en lo más profundo de un latente corazón ahogado en una ciénaga de sentimientos, atrapado en un huracán llamado amor.
Cuan fácil es limitarse a escribir, a describir la sonrisa de un ángel, a describir esos ojos brillantes, cuan fácil es comparar su voz con una balada de hard rock y qué fácil es decir lo que se siente cuando ese ángel está cerca...y qué difícil es asumir que en realidad ese ángel ahora lejos está, que ya nunca más estará cerca.
Acto de valentía o de imprudencia puede ser declarar ese amor en este mundo, mundo que no comprende, mundo que no tolera, mundo cuadriculado y revestido de viejas formas y modales anticuados, este mundo,la realidad que prohíbe según que tipo de amores, en todos hay problemas, en los correspondidos, en los no correspondidos, en la fidelidad y en la infidelidad, amores son amores al fin y al cabo. Amores que no pueden permanecer en el corazón encerrados, amores que de querer negarlos terminaran por hundir el alma en un mar negro de dudas, de dolor, de hacerle daño a quien se ama, por no querer confesar, por tener miedo a hablar de sentimientos, por tener miedo a hablar de amor.
Es doloroso amor no correspondido lo que habita ahora al ser entre cuatro paredes encerrado, tarde, era ya tarde para su amor, pero aún así confesó, a su amor le abrió su corazón, a su amor le regaló su corazón y su amor, su amor al final, y aún con todo el dolor sonreía, sonreía aún con el miedo encerrado en su alma, aún con las dudas rondandole la cabeza, aún teniendo la desconfianza por sombra sonreía.
Pero su amor hay de temas que no desea hablar, su amor hay silencios que prefiere guardar y él, su enamorado, su amante, quien sería su guardián, ahora sólo puede custodiar su silencio, proteger sus labios, aún cuando lo que desea es besarlos, sentir su roce en un beso que fuera eterno, pero su amor ahora tiene miedo, su amor ahora no puede afrontar el daño que le hizo quien le prometió eterna protección.
Fracasó el guardián, no cumplió su promesa, se enamoró y a su amor a su pozo de locura y pasión arrastró.

By:Deep_Within

No hay comentarios:

Publicar un comentario