26 mar. 2014

Ángel de nácar

Pulido y centelleante diamante
el deseado amante
que ni en el cielo encontró Dante.

Coronado con largo y brillante
azabache, ángel de carne.
Soplo de divino aire

es el alma que le late,
dentro del pecho noble
a quien es delirio del pobre.

De nácar es la piel que le cubre,
labios como de rubí tiene
y ojos que son misteriosa noche.

Es su risa sonido dulce
que al corazón de fuego prende
y a la razón consuelo ofrece.

Es pasión que arde,
deseo que se siente,
amor que crece,

armonía que te envuelve,
perfección que te enmudece,
y divinidad que te enloquece.


By:Deep_Within

No hay comentarios:

Publicar un comentario